El mercado del anime japones y su expansión

Para quien es fanático del manga, solo es importante contratar alta luz y contar con una conexión de Internet. Pero para los creadores de este entretenimiento hace falta más. El mercado que se enfoca en la animación japonesa en 2015 llegó a alcanzar un récord notablemente histórico en lo que respecta a las ventas, donde se reflejaron cifras de 1.825.500.000.000 yenes, que para el año siguiente finalmente superó los dos billones.

La cinta de Shinkai Makoto Kimi no na wa que se estrenó en agosto del año 2016, se cuenta como la segunda película de este tipo de animación que ha sido más taquillera en la historia de Japón, luego del rotundo éxito que se anotó Sen to Chihiro no kamikakushi de Miyazaki Hayao realizada en 2001, y de Kono sekai no katasumi ni, que fue estrenada en noviembre del mismo año bajo la dirección de Katabuchi Sunao, que se trataba de el retrato de una joven de carácter inquebrantable cuya trama fue ambientada en Kure, Hiroshima, a finales de la Segunda Guerra Mundial, lo que la convierte en un éxito de larga duración.

Por si este éxito no fuese poco, en el Festival Internacional de Cine de Annecy (Francia), celebrado que fue llevado a cabo en junio de 2017, Yoake tsugeru Rū no uta, que fue dirigida por Yuasa Masaaki, alcanza el título de la primera obra nipona en llevarse un premio Cristal como la mejor película luego de 22 años, mientras que Kono sekai no katasumi ni, logró el premio del jurado.

No obstante, y dado a que el mercado de la animación se esta ampliando a grandes pasos, sin dejar a un lado la alta valoración y el éxito que se encuentra cosechando el anime alrededor del mundo, las condiciones laborales, los salarios y los horarios que son ofrecidos a los jóvenes animadores quienes son los que se encargan de sustentar las producciones de anime no han visto este mismo panorama, ya que las mismas empresas no han sido pareces de formar a los más recientes trabajadores.

Cuando un estudio, solicita nuevos artistas

Cuatro años desde de que Miyazaki Hayao hizo el anuncio de su retirada de la producción de largometrajes, el director pudo llenar de emoción a sus aficionados de todo el mundo al anunciarles que había iniciado la preproducción de su más reciente largometraje. Del mismo modo, el estudio aprovechó para hacer un llamado con el fin de contratar nuevo personal, bajo contratos de tres años por 200.000 yenes mensuales. Incluso, dentro de las páginas de Facebook donde es compartida la información de los trabajos de animación, presentó dicho anuncio de Ghibli. Pero contrariamente, este anuncio lo que provocó fue una lluvia de comentarios negativos provenientes desde fuera del país relacionados con las pésimas condiciones laborales a las que se encuentran expuestos los animadores.

De acuerdo a Irie Yasuhiro, quien es el director ejecutivo de JAniCA, la Asociación Japonesa de Creadores de Animación, señala que cuando se procedió a divulgar el anuncio de Ghibli con el fin de buscar artistas en el extranjero, en realidad lo que hubo fue una confusión. Pues fueron publicadas a nivel internacional las condiciones laborales que eran nacionales, es decir, que no fueron traducidas ni adaptadas, pero además no se señalo que los recién contratados recibirían inicialmente un entrenamiento, por lo que las personas pensaron que Ghibli deseaba contratar animadores profesionales por un sueldo irrisorio.