La diferencia entre el anime y el manga

El manga y el anime son las formas más reconocidas del arte japonés en la actualidad que, aunque la mayoría de las veces son confundidas por el público occidental, son diferentes puesto que el manga es un tipo de cómic y el anime es una forma de caricatura o animación. 

Lo mismo ocurre cuando se habla de estudios de cuarto nivel, pues las personas tienden a pensar que por ejemplo una especialización en administración es lo mismo que hacer un master en administración, siendo un error ya que  las especializaciones te permiten adquirir conocimientos técnicos avanzados en el área administrativa y el master te permite alcanzar competencias investigativas en el área de administración.

¿Qué diferencia al manga del anime?

Manga

El manga es un producto impreso, tal y como lo son las historietas y las tiras cómicas o cómics. Generalmente tiende a ser utilizado este término para hacer alusión a las creaciones japonesas, sin embargo se tiende a utilizar para referirse a los cómics orientales como a los occidentales. Los artistas que se encargan de las ilustraciones se denominan mangakas y son responsables de recrear historias fantásticas como también de historias realistas, las cuales pueden contar con temáticas dispares con el fin de poder captar la atención de todo tipo de público, incluso con diferencias de edad, género, religión, ideología y gustos. Las personas tienden a pensar que este tipo historieta se basan solamente en superhéroes, sin embargo no lo es así, ya que encontrarás mangas con héroes poderosos, con historias de terror y con romances muy significativos, entre otros. 

Otra de las diferencias que existen entre un manga y un cómic occidental son las dimensiones. El manga suele ser más grueso, requiere de pegamento en su elaboración y suele ser del tamaño de un libro de bolsillo. Mientras que los cómics son más delgados y con un par de grapas se puede sostener las páginas que lo conforman.

Anime

El anime es la representación animada de una historia. Surgió a la par de los dibujos animados de la industria Disney, consolidándose con el transcurrir de los años.  Dentro de este estilo de arte japonés, se destaca su contenido narrativo, gráfico y su aspecto musical. Es por ello que en cada episodio de un anime se encontrará una especie de video musical al inicio o opening, y al final o ending, el cual estará protagonizado o se inspirará en los personajes principales. 

Si se trata de una serie corta, tanto el opening como el ending se mantendrán iguales para todos los episodios. Ahora bien, si es una serie extensa, por cada temporada cambian mostrando imágenes asociadas a lo que será el desarrollo de la misma.  No resultaría extraño encontrar a los amantes del anime con listas de reproducción de las canciones que son sus favoritas, aprendiendo inclusive la letra de las mismas aun cuando desconozca el idioma japonés.

Existe en ambos formatos un vínculo muy fuerte, por lo que se encuentran adaptaciones de manga para anime y viceversa, siendo entonces esta una de las razones por las se genera confusión entre los nuevos seguidores de este arte japonés, como los menos entendidos en esta materia.